La vida puede ser…..

                                                                                                      

Al principio yo veía a Dios como a mi observador , como mi juez , que llevaba la cuenta de las cosas que hacía , para saber si por ellas merecía el cielo o el infierno. Él estaba  allá afuera como un personaje. Yo conocía su relato, pero no lo conocía a él.

                                           

Más adelante, cuando conocí a Cristo, la vida se transformó en un paseo en bicicleta ; era una bici para dos y Jesús iba en la parte de atrás, ayudandome a pedalear. Yo recuerdo cuando Él sugirió que cambiáramos los lugares. Desde entonces la vida no ha vuelto a ser la misma. Cristo hace que la vida sea fascinante.

                                                                                        

Cuando yo manejaba, yo conocía el camino , era algo aburrido y sabía lo que iba a ocurrir , tomaba el tramo más corto entre dos puntos. Cuando Él manejaba , conocía deliciosos y largos senderos , subiendo y bajando montañas a través de rocosos lugares a una velocidad para romperse el cuello.

                                              

Todo lo que podía hacer era aferrarme a Él  y aguantar, aunque parecía una locura , Él me decía : Pedaleá. Yo le preguntaba ¿ A dónde me llavás?.Cristo reía y no contestaba…y yo decidí confiar. Me lancé a la aventura. Me llavó a conocer gente que me hacía regalos de sanación, de aceptación , de alegría y de paz para nuestro viaje.

                                           

Él me decía dá regalos y yo los daba a las personas que encontrábamos y descubrí que dando se recibe y que la carga se hace ligera. Al comienzo no confiaba en que Jesús manejara mi vida , pensaba que podía chocar , pero sabe como darle la inclinación perfecta a la bicicleta en las curvas ,saltar las piedras, evitar el peligro.

                                           

Estoy aprendiendo a callar y a pedalear en los lugares más extraños. Empecé a disfrutar del panorama y de la brisa fresca en la cara y cuando siento que ya no puedo más Él sonriente me mira y me dice:¡ Pedaleá, pedaleá!!   

                                                                                                           

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: