Las apariencias engañan

 

 

"Érase una vez una dulce criatura que paseaba por el bosque,

recogiendo flores silvestres y cantando.

Detrás de los árboles, unos excitados ojos la observaban persiguiéndola.

Ya llegará el momento, se decía éste,

escondido pacientemente, en el más perfecto de los silencios.

Y todo continuó igual por un largo tiempo,

hasta que llegaron a la orilla de un barranco.

Esta es la mía, pensó el que desde las sombras acechaba.

Pero, cuando tan seguro de sí, saltaba ferozmente para tomar posesión de su presa,

la dulce criatura quitándose el bello disfraz que la cubría,

……….se lo comió de un sólo mordisco".     

 

 

Ernesto Langer Moreno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: