Cristo habla interiormente-

 

Escucharé lo que hable en mí el Señor Dios (Sal 85,9).

Feliz quien oye que el Señor le hable internamente,

y de su boca recibe frases de consolación.

Felices los oídos que captan el susurro de la Circulación Divina

y no advierten los susurros de este mundo.

Felices efectivamente los oídos que no escuchan

la voz resonante de afuera

sino la que enseña la Verdad interiormente.

Felices los ojos que están cerrados al exterior

pero que están dirigidos hacia dentro.

Felices los que penetran internamente

y se esfuerzan por prepararse más y más,

con ejercicios cotidianos

a fin de recibir los Secretos divinos.

Felices los que gozan de dedicarse a Dios

y excluyen de sí todo impedimento natural.

Atiendo a todo esto yo mismo

y cierro la puerta de mi sensualidad

para poder oír lo que habla en mí mi Señor Dios.

 Esto dice mi Amado:

Yo soy tu Salud, tu Paz y tu Vida,

consérvate cerca de Mí,

y encontrarás paz.

Abandona todo lo transitorio

busca lo Eterno.

¿Qué vienen a ser todas las cosas temporales

sino seducciones?

¿De que te ayudará todo lo creado

si te abandona tu Creador?

Por eso, dejadas todas las cosas,

hazte agradable y fiel a tu Creador

y podrás lograr la verdadera felicidad.

 

 

Tomás de Kempis-Imitación a Cristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: